Patagonia, sábado 29 de agosto de 2015

Después de la ceniza volcánica

Nada ha quedado del polvo gris ceniciento y la piedra pómez que invadieron cielo y tierra barilochenses y que creó incertidumbre y temores en la población y los visitantes.

Así como algunos territorios sufren inundaciones y otros padecen fuertes sequías, San Carlos de Bariloche, por cercanía, fue receptora de las cenizas de un volcán chileno del cordón Caulle.

Como era de esperar en ese momento, el fenómeno natural impactó a la población y al país todo. Pero pasado el shock inicial, casi en forma inmediata surgieron las acciones para encarar el difícil escollo y buscar soluciones. Con capacidad y decisión, varias instituciones unieron sus fuerzas para informarse a través de técnicos especializados sobre cómo hacerle frente.

Entre otras acciones, se comenzó con la limpieza de barrios y la zona céntrica de la ciudad y fue la misma población quien puso manos a la obra armada de escobillón, pala y carretilla para evitar que la ceniza se siguiera acumulando. Recibieron además ayuda de organismos del gobierno.

  • Algo de ceniza en zonas aisladas

    Algo de ceniza en zonas aisladas

  • Piedra pómez

    Piedra pómez

  • Resto de las cenizas

    Resto de las cenizas

  • Los bosques se verán beneficiados

    Los bosques se verán beneficiados

  • Barriendo la zona con vientos y lluvias

    Barriendo la zona con vientos y lluvias

  • No hay mal que por bien no venga

    No hay mal que por bien no venga

Cuando fue posible, se realizaron constantes estudios de agua y polvo ambiental para constatar que las partículas en suspensión no representaran un peligro para la salud de la población. El resto lo realizó la naturaleza, que poco a poco fue barriendo la zona con vientos y lluvias.

En la actualidad, casi no han quedado vestigios a la vista. La ciudad está tan reluciente como siempre se la conoció y los turistas confiaron en la recuperación. Durante las vacaciones de invierno, Bariloche recuperó sus índices de ocupación originales y hasta los superó en el mes de alta de la temporada de esquí.

El mayor esfuerzo estuvo centrado en demostrar a la opinión pública que las condiciones eran propicias para volver a vacacionar en Bariloche. Una vez más, la comunicación se hizo imperiosa para desterrar ideas erróneas.

Charlamos con guardaparques del parque nacional Nahuel Huapi, quienes corroboraron lo dicho más arriba. Agregaron que aún persiste algo de ceniza en zonas aisladas del este del parque, donde los vientos de ese sector levantan el resto de las cenizas y flotan en el ambiente.

“No hay mal que por bien no venga”

El parque nacional en ningún momento fue cerrado y hoy se sabe que ante estos problemas naturales debemos aprender a convivir con ellos y no verlos como algo catastrófico. En el futuro, los bosques se verán beneficiados por los componentes de la ceniza y la piedra pómez que cayó durante la erupción.

Cerramos con las palabras de un especialista, el investigador del CONICET e integrante del grupo de estudios ambientales de la Universidad Nacional del Comahue Gustavo Villarosa. Afirma que: “El principal problema de la actividad volcánica es el desconocimiento del fenómeno natural, que no es excepcional sino normal dentro de los procesos geológicos de la región”.

No dejemos entonces que el desconocimiento nos impidiera disfrutar de las bellezas naturales de la zona andino patagónica y en especial de Bariloche.
Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Conocé más lugares de interés en San Carlos de Bariloche

Datos útiles

Te puede interesar

Cascada Los Alerces
Antes de cruzar el puente que pasa sobre el río Manso en dirección al cerro Tronador, hay que tomar el camino de la izquierda que realiza un pintoresco recorrido para llegar a la bella cascada.

Ver el paseo

Ubicación

 


InterPatagonia - Información turística sobre San Carlos de Bariloche, Patagonia, Argentina: Paseos y excursiones
© InterPatagonia 2002-2015 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723