Inter Patagonia - Página principal Patagonia, sábado 23 de agosto de 2014  
Inter Patagonia - Paseos y excursiones
  Volver a San Carlos de Bariloche Español  English  
Estás en: InterPatagonia > Los Lagos > San Carlos de Bariloche > Paseos y excursiones > Descubriendo la costanera de Bariloche

Descubriendo la costanera de Bariloche

   
 Tiempo estimado de lectura: 2 min. Textos Mónica Pons   Fotos Eduardo Epifanio
Costanera de Bariloche

Creímos que valía la pena recorrer este espléndido sector de la ciudad y conocer en detalle ese mirador natural al lago Nahuel Huapi mientras nos oxigenábamos con su aire puro.

Un gran muro de piedra separa la vida de la ciudad de San Carlos de Bariloche del lago Nahuel Huapi. Forma parte de la costanera que corre paralela a la avenida 12 de Octubre y siempre invita a realizar una caminata o, por qué no, a andar en bicicleta.

“Se puede decir que la costanera comienza en el puerto de San Carlos y se extiende hasta el puente del río Ñireco”, nos dijo Eduardo Pérez del Museo de la Patagonia. “Quienes aquí vivimos aprovechamos su recorrido para hacer entrenamiento, correr o simplemente caminar y disfrutar de un paisaje nuevo cada día.”

El puerto es una gran terraza sobre el lago Nahuel Huapi, con una vistosa galería comercial con atractivos turísticos. El muelle ya casi no se utiliza para la salida de embarcaciones.

Desde allí, hace más de cien años Argentina y Chile intercambiaban sus mercaderías a ambos lados de una frontera casi invisible. Era lugar de atraque de la famosa Modesta Victoria y barcos particulares de excursión.
Costanera de Bariloche
Básicamente, el recorrido por la costanera nos llevó a reconocer esa arquitectura barilochense que se repite en el Centro Cívico y en algunos edificios costeros emblemáticos. Generosos en sus medidas y con basamentos de piedra, sus cerramientos y grandes balcones de madera combinaban con el Centro Cívico.

El estilo Bustillo es la “marca en el orillo” de los edificios de la catedral, de movilidad de Parques Nacionales, Aguas Rionegrinas y la escuela primaria para niños y adultos 266 del año 1949.

Aprovechamos para sentarnos en un banco de la plazoleta de la catedral a la altura de la calle Palacios. De alguna manera, perdimos la noción del espacio ya que la espesa vegetación ahogaba el ruido del tránsito rápido de la avenida 12 de Octubre.

Levantamos la vista y espontáneamente nos salió un “¡Qué bien parquizada esta zona!”. Viejos pinos y enormes sequoias nos recibieron con su sombra y pasaron a ser protagonistas de ese tramo de nuestro paseo. Imágenes religiosas y las escalinatas que elevan el edificio de la catedral complementaban el paisaje.
Costanera de Bariloche
Seguimos por la amplia vereda hacia la salida de la ciudad. Notamos entonces que del otro lado del murallón varias instituciones realizan sus actividades en excelentes edificios.

Al pasar en auto sólo veíamos los techos del Complejo Deportivo Municipal. Con una estupenda piscina al aire libre, salones espaciosos y albergue, se desplegaba en una zona de playa sobre el lago muy bien cuidada.

Otra era la Asociación Pesca y Caza Nahuel Huapi y su reconocido restaurante. Más allá, el Museo Paleontológico con su interesante colección de material detectado en la región.

En cuanto al resto de la edificación frente a la costa del lago, diferenciamos las casas más antiguas de las construidas en los últimos años por los materiales y diseño empleados.

Los hoteles con muchos años como el Tres Reyes y departamentos de 7 u 8 pisos tienen el privilegio de una vista extraordinaria. Algo en común es que la mayoría ha adosado grandes ventanales para lograr que el lago se extienda visualmente hacia el interior.

Así como avanzábamos hacia la ruta 237, la plazoleta del medio comenzó a ensancharse. En un momento dejamos de escuchar la aceleración de los motores en la avenida y pareció que los edificios se escondían detrás de la arboleda.
Costanera de Bariloche
El muro de piedra aún seguía a nuestro lado y lo aprovechamos para sentarnos sobre él dejando nuestras piernas colgar hacia la playa. Nos impactó constatar el ancho del lago y las cumbres nevadas de las montañas que escondían el camino a Villa La Angostura en la otra orilla.

Al final, un viejo barrio de casas de madera y techos con musgo aprovechó un recodo de la costa para instalarse hace muchos años. Alberga al primer colegio secundario de la ciudad.

Llegamos al final del recorrido, donde nos despidió una plazoleta con banderas y otra dedicada a homenajear a Francisco P. Moreno, defensor de la integridad territorial.

Al día siguiente salíamos de viaje muy temprano y la costanera nos sorprendió nuevamente con su vestido de bruma que descansaba sobre el lago y apenas dejaba traslucir las formas montañosas vistas el día anterior.

Las mil caras del lago

Con o sin viento, las mil y una caras del lago Nahuel Huapi pueden conocerse paseando por la costanera, tanto de día como de noche. Siempre ofrece algo distinto.
 
Inter Patagonia

Ubicación



Volver a San Carlos de Bariloche Subir  

InterPatagonia - Información turística sobre San Carlos de Bariloche, Patagonia, Argentina: Paseos y excursiones
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723