Patagonia, jueves 18 de septiembre de 2014
Estás en: InterPatagonia > Central > Cochrane > Historia y leyendas

Cochrane

Historia y leyendas

Historia

El valle que alberga a Cochrane fue descubierto en 1899 por el explorador Hans Steffens, al remontar el río Baker por primera vez.
En 1908 la Sociedad Explotadora del Baker, de propiedad de ganaderos magallánicos, bajo la administración de Lucas Bridges arrienda las tierras colocando ganado ovino, formándose la Estancia Valle Chacabuco que aún persiste.
La traza del pueblo se produjo en 1930 por orden del Gobierno y sobre tierras arrendadas, pero sólo se mantuvo una escuela y una pulpería hasta 1954, en que se instalan los servicios públicos, fundándose con el nombre de Pueblo Nuevo , siendo hoy un poblado floreciente con alrededor de 3000 habitantes que ocupa una superficie de 8.500 km².
Es hoy, capital provincial y con servicios aéreos hacia los lagos interiores y la costa.
La geografía que rodea la ciudad presenta una activa acción glacial y depositaria del Campo de Hielo Norte cuyas lenguas orientales alimentan una serie de tributarios del río Baker, como el Nef y Colonia, entre los más importantes. Los valles del oeste han sido fuertemente modelados por la acción glacial, la tectónica y en menor medida por la acción del viento. En ella se localiza uno de los sistemas hídricos más importantes del país, el río Baker, al cual tributan numerosos ríos regulados por importantes cuencas lacustres, como el Cochrane, Salto y Ñadis.
La pampa, es otra característica típica del relieve regional, plano amasetada fuertemente modelada por el viento y en la cual se desarrolla la actividad ovina sobre la base del pasto coirón.
Se destacan también las cumbres nevadas del Campo de Hielo Norte, el abundante bosque nativo y una importante fauna, entre las que sobresalen los huemules, que se encuentran protegidos en la Reserva Nacional Tamango.

Cuentos

La Marisca
Se afirma que entre los años 1940 y 1960 existía en las playas una importante abundancia de mariscos (moluscos y crustáceos) que en gran medida, constituían un elemento básico en la dieta alimenticia del lugareño.
En los días de buenas mareas los hombres, mujeres y niños que vivían a orillas del mar o lejos de él, se movilizaban a la Marisca con sus canastos de junquillo, paldes de fierro o madera para sacar los ansiados mariscos. La mayoría de la gente efectuaba su trabajo en el agua, porque consideraban que los moluscos que vivían siempre allí tenían mejor gusto.
Para el lugareño de la época no era ninguna dificultad mariscar en el agua, porque si no lo podian efectuar con su palde o gualato, utilizaban el gueil (sacar los moluscos moviendo los pies) para extraer los mariscos.
Un buen marisquero sacaba cuatro, cinco o seis almudes de moluscos, los cuales eran llevados a casa con caballos o simplemente al hombro. El Producto extraído, en algunos casos era vendido o llevado en sartas, fresco o seco a otros lugares vecinos, para ser cambiado por manteca de cerdo, aves, etc., pero generalmente el lugareño lo utilizó, como ya se dijo en su dieta alimenticia.
textos tomados de la web http://www.geocities.com/TheTropics/Paradise/3759/ con autorización del Sr. Julio Norambuena Vera.

 
InterPatagonia - Información turística sobre Cochrane, Patagonia, Chile: Historia y leyendas
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723