Patagonia, miércoles 30 de julio de 2014
Estás en: InterPatagonia > Austral > Cte. Luis Piedra Buena > Historia y leyendas

Cte. Luis Piedra Buena

Historia y leyendas

Historia

La Isla Pavón donde está ubicada la ciudad fue descubierta en 1520 por Juan Serrano, de la expedición de Magallanes. En 1859 el capitán Luis Piedra Buena se instala en la Isla Pavón, cercana al actual emplazamiento urbano.
Allí el marino levantó unos ranchos y su vivienda, cuando se casa con Julia Dufour en 1868 se van a vivir a la casita, y su esposa es la primer mujer blanca que vivió en la Patagonia.
Pronto fue habitándose la isla, con familias que son consideradas hoy, los primeros pobladores estables. Más tarde el mismo Piedrabuena instala una factoría con fines de comercio y trueque con los indios, renominando el lugar como Isla Pavón, para recordar la victoria de Mitre en 1861.
La ley 269, aprobada el 6 de octubre de 1868, concede a Don Luis Piedra Buena la Isla Pavón, las pequeñas islas adyacentes y las salinas cercanas.
En la margen norte se instala Gregorio Ibañez, un piloto de Piedra Buena. Por eso a esta zona se la conoció como Paso Ibañez.
En 1920 se constituye la Comisión de Fomento y en 1933 pasa a llamarse con su actual nombre.

Leyendas

La Creación de la Isla

El Dios había creado el agua, el sol, el viento, las nubes , los truenos y los relámpagos, pero todavía sentía que algo faltaba. Y entonces hizo elevar parte de la tierra que yacía bajo las inmensas profundidades del mar primigenio y construyó una isla, sobre la cual modeló monta;as y llanuras, separadas aentre ellas por praofundos valles y cañadas.
Entonces sus hijos anteriores, admirados por la belleza de La Isla, comenzaron a derramar sobre ella todas sus dádivas: Xaleshem enviaba su luz y su calor, que entibiaba la tierra y las rocas; Teo , al rozar las altas montañas correteadas por Xóchem, derramaba sobre la tierra la lluvia que llevaba en su vientre, que luego se convertía en ríos y arroyos, que se apresuraban a volver al seno de su padre, Arrok, corriendo por los valles y los cañadones.
Y la acción benefactora de todos ellos comenzó a rendir sus frutos: los ríos y arroyos formaron lagos, que se poblaron de peces; sus aguas regaron la madre tierra, donde pronto nacieron las primeras plantas; sus suculentas hojas se convirtieron en alimentos que dieron lugar a la aparición de los primeros animales terrestres; las plantas crecieron hasta transformarse en árboles y en sus ramas comenzaron a posarse y anidar las primeras aves.
Pero los primeros hijos de Kóoch se sentían algoa celosos de la nueva creación, y en ocasiones Katrú desencadenaba sobre ella a Lüfke, que castigaba duramente los árboles y los habitantes de La Isla, o Teo enviaba demasiada lluvia y las aguas anegaban la tierra, matando a los animales y las plantas.
Así que Kóoch decidió ponerse firma y reunió a sus primeros hijos y les habló con firmeza, y desde ese entonces el viento dejó de molestar a las nubes, éstas no descargaron más sus iras sobre La Isla, ni tampoco oscurecieron más el sol, que continuó brillando para abrigar y alimentar todo lo creado.

 
InterPatagonia - Información turística sobre Cte. Luis Piedra Buena, Patagonia, Argentina: Historia y leyendas
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723