Patrimonio salesiano

El museo Maggiorino Borgatello muestra una completa colección etnológica, histórica y biológica sobre el estrecho. Todo un orgullo de la orden religiosa católica.

Por el año 1893, los misioneros salesianos afincados en Punta Arenas, dirigidos por el sacerdote José Fagnano, decidieron crear un museo que representara la valiosa riqueza cultural y ecológica de la región. Bajo esa idea surge esta institución que recibió el nombre de su primer director, el padre Maggiorino Borgatello. Ubicado en la avenida Bulnes y calle Bories, junto al santuario María Auxiliadora, el edificio de dos pisos abre sus puertas a todos los visitantes que quieran conocer el pasado de esta región austral. Hasta 1984 el museo ocupaba una superficie de 700 metros cuadrados, que fue ampliada a 1.700 para comprender toda la colección patrimonial.

La variada muestra se encuentra diseminada en 4 niveles que, a su vez, se dividen en secciones de etnología, arqueología, historia y flora y fauna, entre otras ramas. Los objetos y documentos de la labor salesiana, las artesanías y utensilios indígenas, junto a fósiles y animales petrificados de la zona también forman parte de la exhibición.

Como era de imaginarse, una de las salas más visitadas es la dedicada a la Patagonia Austral que exhibe una fidedigna recreación de la Cueva de las Manos.

  • Reflejos del pasado

    Reflejos del pasado

  • Un orgullo de la orden religiosa católica.

    Un orgullo de la orden religiosa católica.

  • La valiosa riqueza cultural y ecológica de la región

    La valiosa riqueza cultural y ecológica de la región

  • Sección histórica

    Sección histórica

  • La Patagonia Austral

    La Patagonia Austral

Una labor minuciosa

La orden salesiana, que desembarcó en Punta Arenas por el año 1887, se propuso iniciar esta tarea de recavar las diversas manifestaciones culturales y sociales de la zona con el fin de construir un museo. El mismo serviría como legado para que las generaciones venideras conocieran las expresiones y modos de vida de los pueblos nativos, de su entorno y del proceso de colonización.

Fieles a una minuciosa labor, las diversas salas reflejan la cultura de onas, tehuelches, yámanas y alacalufes, como también el impacto que sufrieron con la llegada de los colonizadores y luego de los pioneros europeos. A su vez, el museo cuenta con ámbitos dedicados a los pioneros, incluyendo la época de la fiebre del oro que marcó la región a fines del siglo XIX.

Por otra parte, se encuentra una cuidada colección de objetos personales del padre Alberto De Agostini, gran explorador de la región, y el instrumental del primer observatorio meteorológico de Punta Arenas.

Karina Jozami / Jorge González

Conocé más lugares de interés en Punta Arenas

Ubicación

Datos útiles

Sugerencias: Fotográfo, artista e incansable explorador, el padre salesiano Alberto De Agostini desembarcó en Punta Arenas en 1910. A partir de allí, recorrió toda la Patagonia y no hubo montaña o paisaje que no haya transitado y documentado, convirtiéndose en el primer cartógrafo de la Patagonia. También fue el primero en filmar a los últimos onas y yámanas que habitaron Magallanes, confeccionando una muestra de imágenes de incalculable valor antropológico y cultural. Lejos de la fiebre del oro y de las ambiciones de los aventureros que llegaban al estrecho, De Agostini fue un ejemplo inspirador para los montañistas de todo el mundo.

Te puede interesar

Un canto a la vida
Un paseo para toda la familia. Cerquita de Punta Arenas se puede conocer Parque Ñandú y la historia de Jorge y Estrella, que juntos se dedicaron a la cría de estas aves en su ámbito natural.

Ver el paseo