Inter Patagonia Patagonia, sábado 25 de octubre de 2014
Vinos Patagónicos
Patagonia winesVinos de la Patagonia
El vino en letras
Servir el vino
Catar el vino
  Malbec
Originaria del sudoeste de Francia, es la variedad tinta que mejor se ha adaptado al suelo argentino, dando vinos excepcionales.
De aromas intensos, de color púrpura sumamente concentrado y agradable sabor. Sin lugar a dudas, Argentina produce los mejores ejemplares del mundo de malbec. Elaborados como tintos livianos y jóvenes, con frescos aromas frutados, o como tintos con cuerpo con gran capacidad de guarda, en los que sobresalen los aromas a frutas rojas cocidas. Se cultiva en todas las zonas vitivinícolas del país, dando los mejores exponentes en la provincia de Mendoza, en las regiones de Luján de Cuyo y Maipú.
Con el malbec como estandarte y variedad emblemática, las bodegas argentinas logran un crecimiento importante en el mercado internacional y ganan un espacio entre los mejores vinos del mundo.
  Merlot
Esta variedad originaria del sudoeste de Francia es la segunda cepa tradicional y en importancia de los grandes vinos de Bordeaux.
Como varietal, da un vino de evolución rápida, con aromas frescos y frutales y de cuerpo sumamente elegante. Asociada con la cabernet sauvignon en diferentes proporciones de acuerdo a la región, adquiere un gran potencial de guarda, como los clásicos vinos de Pomerol y Saint Emilion.
Se ha adaptado muy bien en diferentes partes del mundo. En Argentina encontramos excelentes varietales de merlot, entre los que se destacan los de la provincia de Río Negro, en su versión joven y frutado o con el delicado aporte del roble.
  Syrah
De origen francés, se la encuentra principalmente en el Valle del Rodano formando parte de grandes vinos de corte como L´Hermitage, Chateauneuf du Pape, Cote Rotie.
Dan vinos muy vigorosos, sólidos, ricos en taninos y de larga conservación, por lo que le sienta muy bien la crianza en madera y añejamiento en botella. Sus aromas intensos nos recuerdan a frutas rojas, especias y cuero.
Al igual que el malbec en Argentina, el syrah o shiraz se ha adaptado muy bien en Australia, dando excelentes vinos varietales y bivarietales (blend con cabernet sauvignon)
En Argentina, esta variedad ofrece un futuro prometedor en la provincia de San Juan.
  Pinot Noir
Es la cepa tinta por excelencia de los vinos de La Bourgogne; y a la vez es una de las tres uvas permitidas para la elaboración del Champagne, para lo cual debe vinificarse como vino blanco. Es decir, se prensa la uva inmediatamente después de la vendimia para que la pulpa no se tiña con el color de la piel (hollejo).
Produce vinos ligeros y de color poco intenso, con aromas frutales y florales. De impactante paso por la boca, se ofrece elegante, con sabores muy agradables y de cuerpo envolvente.
Esta variedad requiere muchos cuidados ya que su piel es muy delgada. Esto la hace frágil ante ciertas enfermedades y no se adapta a todos los climas.
El pinot noir se desarrolla exclusivamente en climas fríos y en Argentina da sus mejores exponentes en el Alto Valle de Río Negro.
  Cabernet Sauvignon
Históricamente asociada a los grandes vinos de Bordeaux, es la variedad tinta más reconocida en el mundo. Esto se debe a la particular adaptación de esta cepa en diferentes regiones vitivinícolas sin perder su tipicidad y esencia.
Produce un vino rico en taninos y coloreado, que se mezcla a menudo con otras variedades menos tánicas como merlot o cabernet franc. Estos vinos de jóvenes son ásperos y duros, por lo que agradecerán una crianza en roble o envejecimiento en botella para domar su consistente estructura.
En Argentina se cultiva desde Salta hasta Río Negro dando vinos potentes, de aromas agradables y notas que recuerdan a frutos rojos, frutos negros, pimiento verde y especias.
interpatagonia.com



Es difícil pensar en una deliciosa comida sin una buena copa de vino al lado. ¿Pero qué tinto combinar con aquel plato? Aparentemente la respuesta todavía nos embiste.
Un primer paso es descubrir primero cuáles son los vinos que nos gustan porque, de esta forma, habremos podido avanzar un largo trecho en la ruta hacia la combinación perfecta.
Los sabores dominantes, en general, son dulce, salado, amargo y ácido, y están presentes tanto en los alimentos como en los vinos. La correspondencia es, entonces, muy directa:
- Vino dulce con platos dulces.
- Comidas agrias con vinos ácidos.
- Platos especiados o con toques amargos con vinos ricos en taninos.
- Platos salados con vinos ácidos.
Estas reglas tienen, desde luego, sus excepciones, pero son un buen comienzo.

Mezclas ideales con vinos tintos:
A continuación, una serie de recomendaciones básicas, que te permitirán ir entendiendo qué puede ir con qué.

Cabernet Sauvignon (seco, de cuerpo medio a grande y de marcados taninos): Es el vino de rigor para asados, cordero, cerdo, pato, carnes rojas de caza y quesos.
Merlot (seco, de cuerpo medio a grande, con taninos menos ásperos): También es buen aliado de carnes rojas, cordero, cerdo, pato, quesos, estofados, pizza y una amplia gama de pastas.
Syrah o Shiraz (de cuerpo medio a grande): Es perfecto para filetes de carne con salsa de tomate, platos especiados, ternera y pato asado.
Pinot Noir (seco, de cuero ligero a medio): Es el "blanco" de los tintos. Bueno para cordero, pavo, carnes suaves, conejo, quesos semicremosos y sushi.
Rosé (grado de dulzor variable): Se sirve con carnes o pescados ahumados, quiche, cerdo y jamón. También acompaña bien a las comidas mexicanas y tailandesas.

* Fuente consultada: Periódico digital El Espectador (Bogotá - Colombia).

Inter Patagonia - Información sobre Vinos Patagónicos
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723