En velero por el lago Lácar

Navegar a vela brinda sensaciones distintas; el placer está en sentir la brisa en el cuerpo y en que los vientos propicios permitan que se deslice el barco.

Un viaje en barco a vela no es algo de todos los días. En San Martín de los Andes, las condiciones del lago Lácar son fantásticas para realizar una salida junto a un piloto experimentado.

La vida a bordo de un velero tiene sus condiciones. El intrincado manejo de velas y cuerdas a cargo del timonel obliga a los pasajeros a esperar órdenes para sus movimientos. Pero una vez ubicados y tomados los recaudos del caso, comienza el disfrute.

Partimos desde el muelle de la costa y, aunque hubiéramos podido salir a vela, lo hicimos a motor para que la maniobra fuera más ágil. Avanzamos así unos pocos metros con una brisa leve que ni siquiera se marcaba en el espejo de agua. Durante los primeros minutos, dejamos que la costa se alejara y sentimos la sensación fantástica de ver el paisaje desde otro ángulo. Reconocimos la ruta 40 o De los 7 Lagos y el movimiento de automóviles.

Observamos un trabajo intenso por parte de Manuel Benzi, nuestro piloto, para liberar las velas y que entraran en acción. Un tirón aquí, un afloje allá y la vela mayor quedó bien “cazada”, flameó y formó parte del entorno. “Ningún cabo debe quedar flojo, ni suelto”, nos dijo. Las sogas hacían un sonido desconocido para nosotros y nos entretuvimos con las maniobras y los términos que utilizaba Manuel.

  • Navegan en cualquier condición

    Navegan en cualquier condición

  • Forma parte del paisaje habitual

    Forma parte del paisaje habitual

  • La vela mayor quedó bien “cazada”

    La vela mayor quedó bien “cazada”

  • Los navegantes componen una comunidad particular

    Los navegantes componen una comunidad particular

  • A barlovento o a sotavento

    A barlovento o a sotavento

Llegó el momento de izar la Genoa, foque o vela de proa. El barco se iba preparando para cuando llegáramos adonde el lago pega la vuelta y determinar cómo llegaban los vientos principales, los del oeste.

Cazar, filar, escota, enrachar son palabras que forman parte de un lenguaje técnico que se aprende mientras se navega. En la punta del Bandurrias, viramos y los vientos se mostraron más importantes. Manuel comenzó a realizar “bordes”, lo cual significa andar alternativamente de una a otra banda para aprovecharlos mejor. A partir de allí la visión cambió, llegó el silencio y el horizonte se hizo más lejano.

Los navegantes componen una comunidad particular por el solo hecho de compartir su pasión por las velas. Cuidan su embarcación, se acompañan y ayudan, tienen un léxico particular. Prueba de ello fue el encuentro con algún barco que, como nosotros, dejaba que sus velas marcaran el derrotero. Cerca unos de los otros, se establecían diálogos y códigos de amistad. Las habilidades de los timoneles fabricaron un ballet entre los veleros, como si ellos también tuvieran su lenguaje propio.

El camino a nuestro destino se hizo tranquilo y hasta rápido. Manuel es un experto en conocer los gustos de sus acompañantes y notó la necesidad de realizar un alto en la navegación. A la altura de Yuco, y aprovechando un recodo de la costa donde cobijarse, realizó las acciones de fondeo y nos dedicamos a charlar en forma animada de lo que estábamos viviendo y de otros temas interesantes para todos. Una rica picada acompañó ese momento inolvidable.

Ya de regreso convinimos en que el día había sido muy calmo; por ello, también la navegación fue placentera. A “palo seco”, sin velas, el Bilkisnerr se movía lento pero se movía. La quietud fue nuestra compañera en la mayor parte de la navegación, solo alterada por el sonido de los cabos en las maniobras.

Encontrá aquí tu alojamiento en San Martín de los Andes


Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Conocé más lugares de interés en San Martín de los Andes

Ubicación

Datos útiles

Sugerencias: Tanto la embarcación como su navegante cuentan con todas las habilitaciones reglamentarias para la navegación.Además de traje de baño, campera de abrigo y calzado de goma, se recomienda el uso de protector solar.

Contacto: Ax3 - Deportes de Montaña
Tte. Cnel. Pérez 830 - Local 4 (8370) San Martín de los Andes, Neuquén, Argentina Tel: +54 2972-412782
E-mail

Te puede interesar

Rafting en el Chimehuin
Más allá de pasarla bien y divertirse con amigos o en familia, la bajada por el río nos conecta con una naturaleza agreste, con lo autóctono que brinda la Patagonia.

Ver el paseo