Patagonia, domingo 23 de noviembre de 2014
Estás en: InterPatagonia > Central > Coyhaique > Historia y leyendas

Coyhaique

Historia y leyendas

Historia

La ciudad fue fundada el 12 de octubre de 1929 por el Gobierno Provincial, en el hermoso valle formado por los ríos Simpson y Coyhaique ,con el cerro Divisadero al sur, para dar apoyatura a los colonos y a la Sociedad Industrial de Aysén, SIA, la cual tenia su central desde el año 1906 río arriba de Coyhaique donde hoy está la Escuela Agrícola.
Coyhaique en la lengua aborigen significa aldea o campamento entre aguas.
El Municipio se crea en 1948 y en 1974 se la designa capital de la XI Región.
El esquema de la ciudad es muy particular, ya que su centro lo constituye una plaza pentagonal de la cual parten diez calles centrales para luego dividirse en damero.
La región estuvo habitada por pequeños grupos indígenas, como los chonos y alacalufes, que vivían de la caza y la pesca. A finales del siglo XIX, se inició una tímida colonización. La gran riqueza maderera atrajo a varias compañías que realizaron una tala abusiva, destruyendo casi 3 millones de has. de bosque, que serían destinadas a pastos.
Las condiciones ambientales de la zona, fueron propicias para la crianza de bovinos y ovinos, y podrás visitar en la ciudad un Monumento al hombre ovejero , erigido en homenaje a los esforzados criadores de la región.

Leyendas

Basilisco

Nace de huevo "Lloy Lloy", el cual es puesto por una gallina vieja o un gallo colorado. Al nacer tiene la forma de un gusano que corre como lagartija. Se le encuentra generalmente bajo los establos o "enramaje" de las casas hasta convertirse en Basilisco.
Este ser mitológico mata con sólo mirar. En caso que sólo se le divisara una parte del cuerpo la persona quedará paralizada para el resto de su vida.
Cuando los habitantes de una casa donde tienen al Basilisco, duermen éste entra en las habitaciones y succiona a distancia el aliento y la flema haciendo que éstos se vayan secando. A estas personas se les produce una tos seca y comienzan a adelgazar hasta quedar como un esqueleto. El Basilisco no abandona la casa hasta que mata a todos sus habitantes.
Para acabar con el Basilisco sólo se puede recurrir a un brujo, el cual usará su arte y algunos recursos tales como tirarle agua hervida, quemar donde se encuentre, matar a la gallina o gallo que pone los huevos "Lloy Lloy" y por último dejar el huevo al centro de una fogata hasta que éste se consuma totalmente.

 
InterPatagonia - Información turística sobre Coyhaique, Patagonia, Chile: Historia y leyendas
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723  
Síguenos en facebook Síguenos en Twitter Videos de InterPatagonia en YouTube Síguenos en Google+