Patagonia, viernes 25 de julio de 2014
Estás en: InterPatagonia > Gran Valle > Zapala > Historia y leyendas

Zapala

Historia y leyendas

Historia

Zapala cuenta actualmente con una población de 35.000 habitantes, habiendo sido fundada el 12 de Julio de 1913.
En realidad su origen data de la finalización de la Campaña del Desierto, ya que a partir de 1885 comienzan a instalarse asentamientos ganaderos en la zona, habiendo sido hasta entonces lugar de resguardo y pastoreo de grupos indígenas con sus manadas, en los mallines y pastizales lugareños.
El 1913 se aprueba una propuesta de loteo presentada por la familia Trannack, propietarios al momento de la Estancia Zapala, por lo cual se institucionaliza esa fecha para su fundación, considerándose a los hijos de Hubert Trannack y Merie Henrrietta Cleverton como los fundadores.
El 2 de febrero de 1914 llega el primer tren a la terminal de la línea férrea que se había construido desde Buenos Aires, con lo cual el naciente pueblo toma incremento y vigor gracias a la actividad comercial incipiente.
Fue posteriormente proveedora de cueros y lanas a grandes centros urbanos a través del ferrocarril que dio cauce a su producción, asentándose luego los cuarteles militares en Zapala, Covunco y Las Lajas, con lo cual el movimiento se incrementó fuertemente.
Zapala concentró la inmigración en la provincia de fuertes corrientes de extranjeros entre los que se destacan, chilenos, Sirios, Libaneses e Italianos, siendo también receptora de inmigración dentro del mismo país, Argentina.
El Corredor Bioceánico es un proyecto de larga data que el Gobierno Provincial ha estimulado desde hace largo tiempo e involucra sobre todo a Zapala para unir su comercio con una red de transporte y comunicación con localidades fronterizas en Chile, permitiendo el acceso recíproco a las costas de ambos océanos.

Leyendas y Cuentos

CERRO DEL LEON
Juan Alberto Huayquillán


Cuando yo era pibe chico todavía, me contó mi papá, que aquí donde vive Hermosilla, había un puestero que tenía poquitos animales. Tenía un corralito chico, y dice que una noche, tarde, empezó a ladrar el perro. Estaba clarita la noche. Miraron para el corral y vieron salir un león con un chivo.
Le echaron el perro: era un perro grandote, y el perro lo agarró de la cola, el león se dio vuelta y le pegó un manotazo que le arrancó la mitad del lomo. Salió aullando el perro. El león soltó el chivo y salto, llegó hasta el corral sanito.
Los puesteros salieron a seguir al león. Mi abuela era joven, todavía niña, salieron en la noche, invitaron a otros vecinos a seguir el león. Llevaban palos, cuchillos, por si lo podían agarrar para matarlo. El león se fue y se subió arriba de un cerro. Por eso a ese cerro hoy se le dice CERRO DEL LEON. La gente estuvo casi toda la noche, le hacían fuego abajo del cerro y el león aullaba arriba, no se animaban a subir. Subieron algunos y no lo pudieron encontrar, hasta que se aburrieron. Se vinieron a dormir un poco. Al otro día temprano empezaron a invitar a los otros, de a caballo se fueron al cerro de vuelta y no lo encontraron. Lo buscaron por el rastro, lo rastrearon, rastrearon, cruzaron por el Espinal. El león en la noche anduvo cazando ratones. Cruzaron por aquí, por el Hualpi, aquí por el Palao, bajaron Mallín Largo, iban por el rastro. Por allá por El Huecú anduvieron, de ahí cruzaron por Ñorquín, hasta Copahue, al límite de Chile lo fueron a dejar y volvieron.

 
InterPatagonia - Información turística sobre Zapala, Patagonia, Argentina: Historia y leyendas
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723