Patagonia, martes 2 de septiembre de 2014

Ancud

Bahía Puñihuil - Foto: Eduardo Epifanio
Bahía Puñihuil - Foto: Eduardo Epifanio

Bautizada con el nombre de San Carlos de Ancud, esta pequeña ciudad posee una belleza que se descubre a medida que se camina por sus calles o se manifiestan sus atractivos naturales más destacados.

Ancud forma parte del archipiélago de la isla de Chiloé, donde predominan el mar, los canales y los islotes, habitados por todo tipo de aves y fauna marina.

Muchos de sus habitantes estables son descendientes directos de los primeros pobladores de Ancud y hoy abren sus puertas al visitante con una cálida hospitalidad para quien busca la verdadera paz, algo que abunda en los alrededores de la ciudad.

El Museo Regional de Ancud nos permite viajar en el tiempo. Exhibe un valioso patrimonio que refleja la identidad del archipiélago de Chiloé, con sus inicios y las primeras comunidades que lo habitaron.

Cerca de Ancud se encuentra la península de Lacuy, con el faro Corona y sus flancos cubiertos de bosques seculares; también, el pintoresco islote Doña Sebastiana y la costa baja y selvática de Carelmapu y, como fondo, los volcanes de Calbuco y Osorno. Al norte de la ciudad se abre el sinuoso canal de Chacao y al sur, la ancha bahía de Ancud.

Una ciudad distinta que goza de un privilegio único; un paraíso inimaginable.

 
InterPatagonia - Información turística sobre Ancud, Patagonia, Chile: Introducción
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723