Patagonia, miércoles 5 de agosto de 2015

Alemana Llanquihue

Nació sobre las márgenes del lago Llanquihue, a raíz de la colonización alemana. A un siglo de la llegada de sus colonos, todavía conserva sus tradiciones y costumbres a la vista de todos.

Cuando la región estaba cubierta por el hielo de los glaciares, el lago Llanquihue comenzó a formarse por la fuerza de los ventisqueros que bajaron de la alta cordillera. Al concluir la época glaciar y retirarse los ventisqueros, esta hoya recibió el agua de los deshielos y dio vida al gran lago Llanquihue.

El Llanquihue es el segundo lago más grande de Chile. Allí las tradiciones y costumbres que trajeron a finales del siglo XIX los colonos alemanes continúan vigentes. El domingo 28 de noviembre de 1852 arribó a las playas de Melipulli (cerca de la isla Tenglo) el primer grupo de colonos procedentes de Alemania. A partir de ese momento, el paisaje cambiaría para siempre.

La tradicional Fiesta de La Cerveza desde hace años se lleva a cabo en la pequeña ciudad y se festeja en forma regular durante el último fin de semana del mes de enero. Durante esta ceremonia, distintas actividades deportivas y recreativas se llevan a cabo. Culminan los festejos con una gran kermés en la que participan todas las generaciones del pueblo, desde los niños hasta sus abuelos.

  • Sobre las márgenes del lago Llanquihue

    Sobre las márgenes del lago Llanquihue

  • Todavía conserva sus tradiciones

    Todavía conserva sus tradiciones

  • Un pueblo atractivo

    Un pueblo atractivo

  • Ciudad de las esculturas

    Ciudad de las esculturas

Desde el centro de la ciudad, tomando hacia el Norte la calle Baquedano, se llega a la estación del ferrocarril y al Cuartel de Bomberos, dos de las instituciones más antiguas de la ciudad que fueron de las primeras construidas cuando en el lugar sólo se encontraban alerces, tierra descampada y, por supuesto, el amplio lago.

Caminando la misma calle se llega al Club Gimnástico Alemán, legendario por ser durante mucho tiempo el centro cultural y social de las actividades recreativas y deportivas de todas las ciudades que crecían a orillas del Llanquihue.

Continuando el camino desde el Club Alemán hasta el final del pavimento, se llega a visitar Totoral y el monumento a los antepasados: “Unsern Ahnen”. Este monumento fue erigido en 1937 en memoria de los primeros colonos, consistente en un muro de piedra y placas de bronce con los nombres de los 80 pioneros que llegaron hasta este costado del espejo de agua.

Allí se encuentra una de las vistas panorámicas más hermosas que tiene el lago. Quizá fue ella la que cautivó a todos aquellos a los cuales el bronce hoy, a más de 100 años de su fundación, les rinde un merecido homenaje.

Pablo Etchevers / Eduardo Epifanio

Conocé más lugares de interés en Llanquihue

Datos útiles

Nivel de dificultad: bajo

Sugerencias: Vale la pena quedarse a hacer noche en Llanquihue, ya sea en alguna de sus cabañas o en sus hospedajes que permiten durante la noche salir a caminar observando la luna, el volcán y el inmenso lago, que desde esta pequeña villa se ven realmente increíbles. Desde Puerto Montt son 25 kilómetros

Te puede interesar

Una vuelta a la redonda
Realizamos la vuelta al lago Llanquihue. Una excelente propuesta para comprender la colonización alemana de la región, en medio de un paisaje de particular belleza.

Ver el paseo

Ubicación

 


InterPatagonia - Información turística sobre Llanquihue, Patagonia, Chile: Paseos y excursiones
© 2002-2015 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723