Inter Patagonia - Página principal Patagonia, viernes 29 de agosto de 2014  
Inter Patagonia - Paseos y excursiones
  Volver a Ancud Español  English  
Estás en: InterPatagonia > Los Lagos > Ancud > Paseos y excursiones > Una comida especial

Una comida especial

   
 Tiempo estimado de lectura: 2 min. Textos Fotos César Severa Textos Fotos César Severa
Una comida especial

Una comida elaborada de una manera muy especial. El curanto al hoyo, plato típico de Chiloé, se cocina bajo tierra durante largas horas.

Desde la terminal de Ancud, tomamos un bus rural repleto de lugareños con dirección a Quetalmahue. En esa zona viven pescadores, recolectores de algas y pequeños agricultores. Consultamos al chofer sobre el lugar de acampe y nos sugirió la playa de Ahui.
Bajamos en un cruce de caminos y, luego de una corta caminata, llegamos. Un hermoso lugar con aguas muy tranquilas y playa de arena. Nos recostamos sobre ella y contemplamos la vista que teníamos. Divisábamos, en la otra orilla, las afueras de Ancud y el camino por donde habíamos venido.
De repente, nos sobresaltó la fuerte voz de un hombre que nos insistió en acompañarlo para presentarnos a unos lugareños increíbles que había conocido. Desde la mañana, ellos preparaban una comida típica de la zona: el curanto al hoyo. Algo que para nosotros sonaba totalmente desconocido, hasta ese momento.
Este señor nos llevaría hasta el lugar, si aceptábamos, en ese mismo momento, ya que estaban a punto de destapar el curanto que se cocinaba bajo tierra desde hacía varias horas. La oferta era tentadora. Nos dijimos: “¿Por qué no?”, y nos subimos a su camioneta.
Una comida especial
El famoso curanto al hoyo

El curanto es una comida típica de origen mapuche (mapu, “tierra”, y che, “gente”) que se practica en el sur de Argentina y Chile.
La preparación comienza con un hoyo en la tierra de más o menos medio metro, en el cual se colocan grandes piedras calientes.
Luego se colocan los mariscos: choritos (mejillones), navajuelas, erizo, picoroco, jaibas (cangrejos), ostras, machas, y todos aquellos con concha o caparazón. También las carnes: longanizas, pollo, chancho ahumado. Todo esto es previamente condimentado y colocado junto a las piedras para que se cocine mejor. Finalmente, se colocan las papas, chapaleles y milcaos.
Se tapa todo con hojas de nalcas y se cubre con panes de tierra con pasto (champas) cuidando que el pasto quede hacia abajo. Se deja cocer al vapor por varias horas
con el calor que guardan las piedras.
Al servirse, va acompañado de un pebre, que consiste en sal, agua, cebollín, ají de color, perejil, cilantro, y otros condimentos.
Una comida especial
El destape

El señor resultó ser un alemán que vive hace años en Santiago (Chile) y que estaba encantadísimo con esta gente. Llegamos al lugar y nos presentó a estos sencillos pescadores, quienes nos recibieron con mucha calidez. Sin esperar, nos dirigimos directo al sitio donde se cocinaba esta comida. Todos, el alemán con sus dos hijas y un amigo, más nosotros, nos reunimos alrededor del curanto. Parecía un ritual, todos expectantes y ansiosos por descubrir el sabor de la nueva comida.
Llegó la hora, y comenzó el proceso: se quitaron primero los panes de tierra que funcionaban como tapa. Luego se sacaron las hojas de nalcas, unas hojas enormes cuya función es proteger a los mariscos.
Una vez abierto, dentro del hoyo aparecieron los mariscos, entre el vapor y el aroma tentador que brotaba del curanto recién destapado.
Había todo tipo de mariscos, carne de cerdo y verduras. Todos observábamos detenidamente la “ceremonia¨, hasta que uno de ellos dio la orden de sentarse a la mesa.
Una comida especial
Una comida especial
El regreso reparador

Después del almuerzo, nos quedamos charlando con esta gente cálida, conocimos sus artesanías en piedra y madera y compramos algunas de recuerdo.
El alemán, gentilmente, se ofreció a llevarnos de regreso. Nos despedimos de los pescadores y partimos. De vuelta en la playita de Ahui, agradecimos su recomendación.
Con las últimas horas de sol, hicimos un merecido relax después de semejante banquete, recostados en la arena, inmersos en la tranquilidad del lugar.
Datos útiles
Cómo llegar
saliendo de Ancud por la costanera hacia Lechagua (hacia el océano Pacífico), a los 14 km se toma el camino a la izquierda, hacia Pumillahue y la playa de Puñihuil. Antes de Pumillahue se puede tomar por un camino irregular de ripio y arena que permite llegar a la playa de Mar Brava (a 21 km de Ancud).
 
Horarios
generalmente se realiza a la hora del almuerzo. Se combina con los lugareños la hora exacta. Reservar previamente.
 
Sugerencias
Cargar nafta en Ancud. Asfalto sólo hasta Quetalmahue.
 
Contacto
 
 
Inter Patagonia

Características
Nivel de dificultad
bajo
Duración
medio día, para poder observar el destape del curanto.
Datos útiles Datos útiles



Ubicación



El mirador



La anécdota graciosa se produjo cuando me negué a comer el picoroco, que aun se movía. Todos se reían e insistían en que lo hiciera. Uno de los pescadores me aseguró repetidas veces que se comía así, medio vivo, pero me negué rotundamente. Las risas de todos se repitieron hasta el final.
César Severa - fotógrafo


Volver a Ancud Subir Siguiente  

InterPatagonia - Información turística sobre Ancud, Patagonia, Chile: Paseos y excursiones
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723