Rapel en el Bandurrias

Aquellos que llegan de lejos y no tienen demasiadas ocasiones de vivir la naturaleza, tienen en la región posibilidades de ejercitar su cuerpo junto a ella.

Cuando se trata de nuevas sensaciones, la montaña ofrece un sinfín de oportunidades para quienes se atreven a probar ejercicios deportivos diversos. El cerro Bandurrias, en San Martín de los Andes, es un excelente espacio para tomar contacto con la práctica del rapel, un arte que requiere más maña que fuerza y la dirección de expertos.

Dedicamos una mañana espléndida y con poco viento a unirnos a un grupo que, como nosotros, haría sus primeras armas en el rapel. A pocos metros del centro de la ciudad y luego de una trepada de diez minutos por el camino conocido como “de la Islita”, llegamos a una inmensa roca en la que haríamos la actividad.

Durante la charla previa, el Gallego y Rodrigo nos presentaron cada uno de los accesorios que componen el equipo y su funcionamiento. Nos dieron confianza y se aseguraron de que disfrutáramos en cada momento con la tranquilidad de estar bien sujetos.

  • Una mañana espléndida

    Una mañana espléndida

  • La charla previa

    La charla previa

  • Nos dieron confianza

    Nos dieron confianza

  • El equipo y su funcionamiento

    El equipo y su funcionamiento

  • Con cierto vértigo al comienzo

    Con cierto vértigo al comienzo

  • Más maña que fuerza

    Más maña que fuerza

  • Nuevas sensaciones

    Nuevas sensaciones

Practicaríamos en dos sectores distintos, siempre con casco y el mismo arnés con perneras y cinturón, pero con cambio de cuerdas e indicaciones por las características y dificultad de la pared. De reojo le dimos una mirada al lugar donde estábamos parados. Desde ese punto en altura, la costanera y la playa de la ciudad y los cerros que acompañan el inicio de la ruta de los 7 Lagos lucían distintos y espectaculares. Una suave brisa del oeste borraba el bullicio de la ciudad y ofrecía el silencio adecuado.

Uno a uno fuimos descendiendo por la piedra como le habíamos visto hacer al instructor. Con cierto vértigo al comienzo, dedicamos unos minutos a la comprensión del movimiento y a la ubicación de manos y pies; tomamos confianza poco a poco y todos concretamos la bajada.

Una vez abajo, la adrenalina nos obligaba regresar al inicio para volver a intentarlo. La segunda pasada fue más relajada, con más desenvoltura. Aprendimos acerca de mosquetones, cinta de frenado, cuerdas de descenso y sus distintos modelos.

Luego, nos dirigimos a la segunda terraza, en una piedra enorme coronada por un viejo ciprés. Como en el primer caso, una larga soga de descenso desplegada sobre la roca nos vinculaba a todos mediante un mosquetón. Siempre de frente a la pared, encaramos los 40 metros de altitud, con el lago Lácar a nuestras espaldas. Saber que abajo teníamos sus frías aguas nos hacían sentir aun más aventureros, pero sabedores de que no corríamos ningún peligro.

Además, algunos se animaron a realizar la práctica inversa: una escalada de top en la misma roca. Fueron momentos imborrables que solo nos ocuparon una mañana libre y el deseo de probar las propias aptitudes.

Encontrá aquí tu alojamiento en San Martín de los Andes


Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Conocé más lugares de interés en San Martín de los Andes

Ubicación

Datos útiles

Sugerencias: Emplear ropa y calzado deportivos, llevar agua y no olvidar el protector solar, ya que el sol es implacable.

Contacto: Ax3 - Deportes de Montaña
Tte. Cnel. Pérez 830 - Local 4 (8370) San Martín de los Andes, Neuquén, Argentina Tel: +54 2972-412466
E-mail

Te puede interesar

Tetratlón de Chapelco
En esta exigente competencia participan deportistas argentinos y extranjeros, que reciben el acompañamiento de todo un pueblo en un ambiente de fiesta.

Ver el paseo