El faro y sus elefantes

Son, junto con las ballenas y los pingüinos, una gran atracción para los turistas de todo el mundo.

Son, junto con las ballenas y los pingüinos, una gran atracción para los turistas de todo el mundo.

En la exclusiva playa El Arenal habitan cientos de elefantes marinos. Esta playa concentra la mayor población de hembras con crías en primavera. Llegar hasta allí requiere de un gran esfuerzo que implica bajar por una importante pendiente.

Al llegar a la playa, es recomendable caminar agachados y con tranquilidad para evitar que los elefantes marinos se sientan intimidados.

Los machos son identificables. El que rige la manada o harén de 160 hembras es llamado Alfa. Beta y Gama son también machos pero de menor jerarquía. Estos últimos se encargan de fecundar al resto de las hembras que no fueron fecundadas por Alfa.

En general, hay varios machos grandes de contextura pero menores de edad que no tienen experiencia en la lucha por las hembras. Estos ejemplares jóvenes roban o tratan de aparearse con las hembras vecinas. En general, los machos se caracterizan por alcanzar un peso de 3,5 toneladas y tienen una gran trompa.


El camino de los elefantes

Agosto es el mes en el que los elefantes marinos machos llegan a la región y se ubican a lo largo de toda la costa de Península de Valdés, desde Punta Norte hasta Punta Delgada. En cuanto arriban, delimitan su territorio con claridad para que ningún otro macho pueda acceder. Si el límite no es respetado, comienzan a generarse cruentas luchas y enfrentamientos para defender el sector.

Las hembras, por su parte, llegan un mes después, preñadas del año anterior. Los machos permanecen ese tiempo ahí y no deben abandonar el lugar porque si se van al mar, el espacio puede ser ocupado por cualquier otro macho atento.

El sitio presenta las condiciones adecuadas para que cada hembra dé a luz a un cachorro por año. Luego del parto, amamantan a su cría durante 30 días y después son fecundadas nuevamente por el macho. De esta manera, permanecen toda su vida en período de gestación.

En Península Valdés se puede ver a los elefantes marinos hasta fines de noviembre. Luego, vuelven a las Islas Malvinas, Georgias, Orcadas y Sándwich del Sur, donde permanecen el resto del año.

En silencio los observamos durante un rato. Al principio, intimidamos a los petreles pero luego nos ignoraron y volvieron a atacar a una elefanta muerta. El guía comentó que unos días antes el guardaparques había presenciado una pelea de machos en la que uno de ellos sin querer le asestó un golpe a una hembra que estaba cerca y la mató en el acto. Así es la naturaleza.

Tipo de tourTipo de tour: observación de fauna

Nivel de dificultadNivel de dificultad: media

DuraciónDuración: 1:30 horas

Cómo llegarCómo llegar: Después de ingresar a la Reserva Natural Península Valdés, se continúa en dirección a Puerto Pirámides 70 km. más hasta llegar al hotel Faro Punta Delgada.

Sugerencias Quedarse unos días en el hotel para relajarse y disfrutar de este ambiente natural.

Excursiones y paseos en Puerto Madryn

Hoteles y alojamientos en Puerto Madryn

Organiza tu viaje con: welcomeargentina.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com