Yate Tango, un lujo para Ushuaia

Sin dudas, es el tour del año, de la década, del siglo. La “onda” que logra este pequeño barco es tal que nadie se quiere bajar. Suben pasajeros, bajan amigos. Imperdible.

Hay propuestas que en la vida se vuelven inolvidables y si se tiene la posibilidad de llevarlas a cabo no hay que perderse la oportunidad, esta era una de ellas.

La idea era recorrer desde el mar la hermosa Ushuaia a bordo de un pequeño yate con capacidad para 12 pasajeros; un lujo. Así fue que luego de contactarme con Rafael, combinamos en sumarme al grupo para disfrutar de esta aventura que, por lo que circula en Ushuaia en el boca en boca, es una de las mejores organizadas y divertidas para quién visita la ciudad.

Zarpamos desde el muelle turístico del puerto de Ushuaia junto al capitán y a un marinero guía-bilingüe quién se ocupó de animar a quienes nos convertimos ni bien entramos a la embarcación en pasajeros. La navegación comenzó rumbo al Canal de Beagle con destino a la isla Alicia donde realizamos un increíble avistaje de lobos marinos de un pelo y dos. Este lugar es ideal para que el visitante logre diferenciarlos entre sí.

  • El Yate Tango

    El Yate Tango

  • Un paisaje increíble

    Un paisaje increíble

  • Atardecer en el Beagle

    Atardecer en el Beagle

  • La famosa cerveza artesanal fueguina

    La famosa cerveza artesanal fueguina

  • Faro Les Eclaireurs

    Faro Les Eclaireurs

  • El grupo se encontraba más unido que nunca

    El grupo se encontraba más unido que nunca

La navegación, entre anécdotas, historias y chistes, continuó hacia la isla de los Pájaros; en la cual habitan cormoranes imperiales y reales, gaviotines sudamericanos y otras especies de aves que forman parte del paisaje de estas latitudes. Sin darnos cuenta, llegó a nuestros ojos uno de los íconos más representativos de la ciudad de Ushuaia, (sí, ese mismo que se multiplica en fotos, láminas, artesanías, etc, etc): el mítico faro Les Eclaireurs, que fue puesto al servicio de la navegación exactamente el 23 de diciembre de 1920 y que en la actualidad continúa en funcionamiento.

Para ese momento, el grupo se encontraba más unido que nunca, y luego de una serie de fotos interminables dónde nos fuimos sacando selfies y compartiendo imágenes, nos acercamos a una bella isla llamada Bridge, donde nos acercamos hasta un pequeño muelle para iniciar el desembarco.

Allí comenzamos una pequeña caminata tipo trekking de 1/2 hora aproximadamente, la que nos sirvió para darnos cuenta lo difícil que fue vivir en estas tierras para los primeros hombres que las habitaron. Nuestro guía nos iba contando lo que veíamos, describiendo de manera perfecta una reseña de flora y avifauna fueguina que era observada de cerca por nuestros ojos, aprendiendo a cada paso. Nos instruimos también sobre los aborígenes yamanas que habitaron la zona, quedando asombrados de cómo lograron adaptarse y sobrevivir a territorio tan hostil. El guía nos dejó enseñanzas hermosas que cada uno de los presentes guardará por siempre en su memoria.

En las casi 4 horas que duró el viaje compartimos a bordo distintas infusiones calientes que le fueron dando a nuestra aventura aromas inolvidables: café, té , mate argentino, chocolatada, gaseosas, vino y la famosa cerveza artesanal fueguina que nadie quiso dejar de probar (todo incluido en el precio del pasaje).

Nadie quería bajar….
Leer paseo completo... Pablo Etchevers / Gentileza Yate Tango

Conocé más lugares de interés en Ushuaia

Ubicación

Datos útiles

Sugerencias: Yate tango realiza dos salidas diarias, una a las 10 y otra a las 15. Durante el mes de diciembre se agrega una tercera navegación a las 19, a la que se llama “nocturna”, que regresa al puerto de Ushuaia a las 22:30 aproximadamente y logra una postal única de toda la ciudad de noche ya que de diciembre a febrero los días son mas largos y oscurece cerca de las 23.

Te puede interesar

Museo de Historia Fueguina
En sus salas y a través de distintas escenas que parecen reales, logra adentrarnos en la vida de los primeros habitantes, los exploradores europeos y los corsarios intrépidos.

Ver el paseo