Inter Patagonia Patagonia, miércoles 1º de octubre de 2014
Vinos Patagónicos
Patagonia winesVinos de la Patagonia




También, y en pocas palabras, podemos decir que la cata es describir la intimidad de un vino. Catar un vino consiste básicamente en tomarse el tiempo necesario para pensar qué es lo que estamos bebiendo. Si se centra toda la atención en el vino mirándolo, oliéndolo y probándolo se tendrá la posibilidad de experimentar todos sus matices.

La forma más lógica de abordar un vino es:
A través de la vista.
A través del olfato.
A través del gusto.

Lo más difícil de apreciar un vino consiste en describir verbalmente con detalle y precisión las sensaciones percibidas en la degustación. A este objetivo se arriba mediante un mecanismo que requiere, en primera instancia, educar los sentidos, memorizar las sensaciones percibidas y, finalmente, un vocabulario que permita traducir esas impresiones en valores probables. Y ante esto, cabe decir que la cata de vinos es una operación sumamente subjetiva y que genéticamente está comprobado que no hay dos personas que perciban de manera idéntica. Si a eso le sumamos las preferencias individuales seguramente encontrará descripciones que no comparta.

¿Cómo explicar a una persona que nunca ha probado una naranja, qué sabor tiene, qué sensación produce en la boca, a qué huele? Por eso la cata es todo un ejercicio personal. Pensá en cuáles son los vinos que más te gustan e intentá expresar el por qué de tu preferencia ¿Es dulce o seco? ¿Le da sensación de suavidad en la boca o aspereza? Compará estas sensaciones con productos que puedas reconocer e identificar y describílas con tu propio lenguaje.

Distinto es si hablamos de una cata profesional, donde el uso de la terminología propia es imprescindible para que los términos empleados tengan el mismo significado para todos.

Consejos útiles
Si vas a realizar una cata de varios vinos, deberías empezar por los blancos, continuar por los rosados y finalmente los tintos; y dentro de un mismo grupo, primero los secos y luego los dulces; los más ligeros antes que los más estructurados.
Comprobá que el vino esté a la temperatura correcta.
Utilizá copa de cristal fino y transparente (sin tallar).
Elegí un lugar con buena luz y buena aireación.
No uses perfumes pesados.
Llená la copa sólo un tercio de su capacidad (medida ideal para catar).

interpatagonia.com



1 »
Con la copa inclinada sobre un fondo blanco, observá el color y la intensidad del mismo; su aspecto (limpio, brillante). Hacé girar la copa y verás que se forman una gotas que caen por las paredes interiores del cristal. Estas “piernas" o "lágrimas” nos darán una idea del cuerpo, textura y graduación alcohólica del vino.

2 » Sujetá la copa por el pie y literalmente introducí la nariz en ella. Inhalá profundamente y tratá de percibir sus aromas. Hacé girar la copa para liberar los compuestos aromáticos y repetí la operación. Compará los aromas percibidos con otros olores conocidos, si huele a fruta intentá precisar cuáles son esas frutas ¿Son blancas o rojas? ¿Son tropicales o de bosque?

3 » Este es el momento en que se confirma lo que en las otras dos fases se ha captado. Tomá un sorbo de vino lo suficientemente grande como para impregnar toda la lengua y el interior de la boca, aspirá una pequeña cantidad de aire, hacé girar el vino dentro de la boca. Intentá descubrir los sabores y texturas del vino, así como la sensación que deja. Cuando hayas descubierto todo lo posible, tragálo o escupílo, si vas a seguir catando.

Inter Patagonia - Información sobre Vinos Patagónicos
© 2002-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675245 Ley 11723