Tradición cervecera

En el paso por la “ciudad de los ríos”, realizamos un alto obligado para degustar la tradicional cerveza Kunstmann. Y para conocer su elaboración y su historia.

En el paso por la “ciudad de los ríos”, realizamos un alto obligado para degustar la tradicional cerveza Kunstmann. Y para conocer su elaboración y su historia.

Antes de partir de Valdivia, realizamos una parada “obligatoria” en la tradicional Cervecería Kunstmann. En este cálido, ameno e informal restaurante, además de pasar gratos momentos con amigos, se puede degustar los más diversos tipos de cervezas artesanales, las cuales le valieron a Valdivia el ser reconocida como sinónimo de buena cerveza.
Para llegar a este lugar, transitamos la ruta costera que une la ciudad de Valdivia con Niebla. Luego de cruzar por la isla Teja, transitamos cinco minutos en vehículo, hasta dar con el destino.
Al ingresar en el amplio salón, atrapó nuestra atención su delicada decoración. De arquitectura germana y colores anaranjados, estaba repleto de barriles de cerveza, “choperas”, y vasos tipo balones. Fuimos recibidos por el guía del lugar, quien nos explicó que estábamos entrando a un museo-comedor, donde descubriríamos los más de 100 años de historia del lugar. Además, tendríamos la oportunidad de degustar los cuatro tipos de cerveza que allí se elaboran.
Así pasamos a la fábrica de cerveza, donde nos enseñaron su modo de elaboración.

“Nuestra cerveza Kunstmann es fabricada según el edicto de la pureza, realizado en Reinheitsgebot en 1516, el cual sostiene que la verdadera cerveza debe ser elaborada naturalmente, con ingredientes de primera calidad: cebada, malta, fermento, lúpulo, y lo más importante, con agua fresca y cristalina de Valdivia” –explicó el anfitrión.En el museo apreciamos máquinas añejas que se utilizaban en la producción de la bebida, y conocimos antiguas etiquetas y envases.
La historia sostiene que, a mediados del siglo XIX, la mayor parte de la cerveza que se consumía en Chile era importada. En el país existían solo dos cervecerías, la del irlandés Andrés Blest, y la del argentino Vicente Moreno. En este contexto, en 1851, el inmigrante alemán Karl Anwandter creó en Valdivia la compañía cervecera que bautizó con su nombre.
En la década de 1870, la producción de la Cervecería Anwandter bordeaba el millón y medio de litros anuales. Algunos años después, en 1894, alcanzó los doce millones de litros por año. De esta producción, el 60% se comercializaba en el mercado nacional y el resto se exportaba.
Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, en 1914, de sus estanques salían veinticinco millones de litros anuales.
Finalmente, la Cervecería que fundó Karl Anwandter, se mantuvo operativa hasta 1960, cuando el terremoto de aquel año la destruyó por completo.
Bajo los conceptos de elaboración de Anwandter, se comenzó a fabricar la cerveza Kunstmann, hoy reconocida internacionalmente por su sabor, cuerpo y color.

Luego de la explicación, que nos transportó por la historia del lugar, pasamos al patio cervecero, donde nos aguardaba un exquisito ágape alemán que acompañaría la degustación de las cervezas.
Primero probamos la cerveza bock o negra. Presenta un intenso color oscuro, con un marcado sabor a malta tostada y ligero dulzor, que resulta de una baja fermentación. Es la que tiene el mayor porcentaje de alcohol, producto de la armonía entre una elevada concentración del mosto inicial y un prolongado reposo a baja temperatura.
Después sentimos la exquisita sensación de probar la Torobayo Ale. Es una cerveza de fermentación alta, con agradable y característico aroma a lúpulo. Presenta un color ámbar pálido, que es dado por maltas rubias y caramelo. El origen de esta cerveza especial es británico. Estuvo muy de moda en la época victoriana, sobre todo en Europa e India.

Luego experimentamos el gusto de la Kustmann Lager Rubia, sin filtrar. Esta es la cerveza tradicional de la fábrica, obtenida antes de la etapa de filtración, lo que le otorga características únicas muy especiales, como el aporte de vitaminas y proteínas al organismo, poseyendo un sabor a cerveza más cruda, directa de la maduración al vaso.
Finalmente, probamos la cerveza Kunstmann Rubia, que es la cerveza producida por fermentación baja, a temperaturas del orden de los 10ºC, empleándose en su fabricación sólo malta rubia, lúpulo, agua y levaduras.

Esta cerveza reposa por lo menos un mes a bajas temperaturas, cuando ocurre una fermentación secundaria, que le otorga las características de madurez.
Una vez culminada la degustación, donde aprendimos todo lo que a cerveza se refiere y donde compartimos un agradable almuerzo entre amigos, nos fuimos del local comercial. Como el día era estupendo, con un cielo límpido y un sol radiante, decidimos pasar los últimos minutos sobre la costanera de Niebla, totalmente satisfechos por haber cumplido con la tradición cervecera de Valdivia.

Contacto de la excursión o paseo


Patagonia Adventure Center

Los Castellanos s/n (5090000) Valdivia, XIV Región, Chile

Tel: +56 63-2282154

Tipo de tourTipo de tour: Gastronomico

DuraciónDuración: 2 Horas.

HorariosHorarios: De 11:30 a 24:00

Cómo llegarCómo llegar: Desde la ciudad de Valdivia, se debe cruzar el puente Pedro de Valdivia hacia la isla Teja. Luego se debe tomar la ruta costera que conduce a Niebla; tras recorrer unos cinco minutos aproximadamente por la carretera, se visualiza el cartel que indica el acceso a la Cervecería Kunstmann.

Sugerencias En el momento de la degustación, aconsejamos beber con moderación y en el orden que figura en el paseo. De este modo apreciará con mayor precisión los sabores de las cervezas.

Excursiones y paseos en Valdivia

Hoteles y alojamientos en Valdivia

Organiza tu viaje con: welcomeargentina.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com