Cabalgando hacia la Coa-Có

Realizar una cabalgata hasta la cascada Coa-Có nos permite conocerla y, sin esfuerzo, subir por la montaña. Además, nos regala la ilusión de sentirnos jinetes avezados sobre el caballo.

Una excursión a caballo en la que nos dejamos llevar entre un espeso bosque y un rápido arroyo de montaña. Los cascos ágiles de los equinos permiten sortear obstáculos y conocer rincones de una belleza natural única.

El encuentro para realizar la cabalgata hacia la cascada Coa-Có fue bajo unos enormes árboles y su generosa sombra. Allí permanecía silenciosa una media docena de caballos de hermoso pelaje alazán y muy buen porte.

Nuestra presencia no los alteró. Era evidente su docilidad y costumbre de recibir a extraños sin estar atados ni maneados. A los pocos minutos, entre los árboles y la polvareda, llegaron otros cuatro caballos y se unieron a sus compañeros de salida.

Nuestro guía, Osbel Olate, los ensilló uno a uno en un ritual sin apuros. Con destreza afirmó cada montura y fue asignando a cada uno su animal. Cuando el grupo estuvo armado, fuimos saliendo del predio lentamente y en fila india.

En el primer tramo, anduvimos por el bosque entre especies altas y añejas. La zona se presentaba sombría y propicia para guarecernos del sol del verano. Percibimos el perfume de algunos árboles mientras pasábamos por debajo de sus ramas.

Despedimos las últimas casas del pueblo avanzando por un camino vecinal. Comenzó el silencio y sentíamos más cercano ese crujido leve que producen la montura sobre el animal y nuestros pies sobre los estribos.


Como en las películas del lejano Oeste

Vadeamos el arroyo Coa-Có, el camino se fue angostando y marchamos casi en forma paralela al curso de agua. El terreno era muy pedregoso y algo resbaladizo, pero la firmeza del paso de los caballos daba tranquilidad.

Lentamente, ellos elegían el sendero, dónde poner sus patas y dónde tomarse más tiempo para avanzar. Uno sólo debía dejarse guiar y contemplar el entorno.

Finalmente, llegamos a unos balcones de madera para observar la parte alta del arroyo, que se deslizaba por un cañadón muy profundo. A la distancia, percibimos la caída de agua desde gran altura y la fuerza del torrente debajo, en la olla.

Una enorme superficie de piedra basáltica parecía ser el sostén de la cascada, con un gran desnivel de 25 metros de altura. Aprendimos que la cantidad de agua que traía el arroyo dependía de la época del año y del régimen de lluvias y deshielo.


Balconeando

Muchas plantas crecían a su alrededor, privilegiadas por la humedad. Las orillas del río estaban vestidas de enormes y viejos cipreses.

Al llegar, cambiamos el asiento del caballo por unos bancos de madera que nos esperaban para contemplar por unos minutos el sitio. Nos dispusimos a disfrutar del paisaje en 180° y nuestra vista llegó hasta el lago Traful que, desde lo alto, se muestra aun más imponente.

Osbel nos dijo que la naciente de este arroyo surgía de varios arroyitos que emergían de la tierra en forma espontánea en las cercanías del cerro Monje. Su corto recorrido finalizaba en el lago, cerca de los muelles.

El regreso, piedras más o piedras menos, lo hicimos por el mismo recorrido. Nos despedimos de nuestros amigos alazanes con gesto cariñoso sobre su cuello y cabeza, que ellos respondieron con un movimiento de su larga cola.

El ritmo de la cabalgata fue muy calmo. Nos permitió bajar decibles y hablar en voz baja. Una vez sobre el caballo, simplemente había que dejarse llevar.

Otros caminos también llevan hasta la cascada y permiten realizar un trekking sencillo por medio del bosque de coihues y ñires. Nuestro buenos amigos los equinos hicieron del paseo algo fácil y sin esfuerzos.

Nos quedó el sabor de haber disfrutado de la tierra húmeda del bosque, del vaivén sobre la montura y de excelentes imágenes de la naturaleza, toda a nuestra disposición.

Autor Mónica Pons

Contacto de la excursión o paseo


Cahuel Cabalgatas - Osbel Olate y Francisco Reising

(8403) Villa Traful, Neuquén, Argentina

Tel: +54 294-4479097

Tipo de tourTipo de tour: Cabalgata

Nivel de dificultadNivel de dificultad: Baja

DuraciónDuración: 1 hora y media

Sugerencias Llevar ropa cómoda, calzado cerrado y sombrero para el sol.
Los menores deben ser acompañados por adultos.
Consultar por paseos guiados de distinta duración.

Excursiones y paseos en Villa Traful

Hoteles y alojamientos en Villa Traful

Organiza tu viaje con: welcomeargentina.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com